Aprendiendo a controlar mi enfado

lostelefonos¿Te enfadas a menudo? ¿Eres de grito fácil? ¿Sientes a veces que “te va a dar algo” porque las cosas no son como te gustaría que fueran? Toma nota y aplícale paciencia y aceptación. Tu salud te lo agradecerá.

La mayoría de las personas pasamos demasiado tiempo enfadadas, aunque sean sólo explosiones cortas de un grito o dos, pero reiteradas. Nos enfadamos con los hijos, con los amigos, con la pareja, con el trabajo, con la vida. Y el enfado es como una batería que se va cargando, cada vez coloca a las partes en posiciones más enfrentadas y hace nuestros esfuerzos más ineficaces. Por si fuera poco, tiene una incidencia directa en un amplio abanico de enfermedades -incluidas las del corazón, presión arterial y otras.

¿Es normal que me enfade? Independientemente de cuál sean las causas y los desencadenantes, hay algo que es innegable —seguro que te enfadas a veces. Todo el mundo lo hace. El enfado es una emoción normal, y no hay nada malo en el hecho de enfadarse. Lo que importa es cómo controlas el enfado (y cómo te controlas a ti mismo cuando te enfadas).

Entonces….¿Qué podemos hacer para controlar nuestro enfado?

1º.- Reconoce que estás enfadado,  pregúntate por qué e intenta expresarlo con palabras.

2º.- Identifica qué te hace enfadar, qué situaciones, personas, hechos, etc. provocan tu enfado.

3º.- Modifica la forma de responder. Intenta responder de una forma  no impulsiva. Deténte un minuto para intentar controlar el enfado y para pensar cómo podrías reaccionar

4º.- Valora las consecuencias positivas de actuar de una forma no impulsiva.

¿Qué otras técnicas puedo utilizar para controlar mi enfado?

© HACER EJERCICIO FÍSICO. Realizar actividades deportivas (pasear, correr, ir al gimnasio, un partido de fútbol, etc.) para producir un agotamiento físico y reducir la agresividad y la ansiedad acumuladas.

© RESPIRACIÓN PROFUNDA. Se trata de respirar profundamente hinchando los pulmones todo lo que podamos y luego expulsar el aire con el fin de serenarnos y dar una respuesta más controlada.

© CONTAR HASTA 10 O CONTAR HACIA ATRÁS. Se trata de serenarte y ganar tiempo para pensar de qué forma te conviene más responder.

© PENSAR EN COSAS AGRADABLES. Consiste en pensar en una imagen que tiene efecto calmante para ti (pensar en una playa, en tu madre, tu novia, en un campo verde, etc.), con el fin de que te haga parar y evitar esa emoción de ira o ansiedad.

© AUTOINSTRUCCIONES O HABLARSE A SÍ MISMO. Consiste en decirnos cosas a nosotros mismos para mantener la calma. Por ejemplo, “tranquilo”, “mantén la calma, no te pongas nervioso”, “no quiero problemas”, “puedes resolver el problema sin agresividad”, “si lo que busca es que me caliente, no lo va a conseguir”, etc.

© RELAJACIÓN. Consiste en aprender a relajar nuestros músculos en las situaciones en que notemos tensión. Es una técnica que requiere de mucha práctica para que se realice con rapidez.

Aunque antes he comentado que enfadarse es una emoción normal y todo el mundo se enfada en alguna ocasión, a veces el enfado es un indicador de que hay al algo que va mal, es decir, un signo de algo más. Las personas que tienen frecuentemente problemas con el enfado, que se meten frecuentemente en peleas y discusiones, que son objeto de repetidos castigos y/o que tienen situaciones vitales que les dan motivos para estar enfadados constantemente puede necesitar una ayuda especial para controlar el enfado.

Si te ocurre cualquiera de las siguientes cosas, díselo a tus familiares, amigos, terapeuta o persona de confianza y píde ayuda a un profesional:

enfado Sientes un enfado duradero por cosas que o bien te han ocurrido en el pasado o te están ocurriendo ahora.

 Te siente irritable, malhumorado, gruñón o estás de mal genio muy a menudo.

 Sientes enfado o rabia persistente contra ti mismo.

 Cuando te enfadas, ese sentimiento te dura varios días y/o te hace tener ganas de hacer daño a alguien o de hacértelo a ti mismo.

 Te metes a menudo en peleas o discusiones.

Estos podrían ser signos de  algo más y no deberías afrontar esto solo. El enfado es una emoción muy fuerte. A veces puede parecer imposible de dominar. Aprender a afrontar y a manejar las emociones fuertes —sin perder el control— forma parte del proceso de convertirse en una persona madura. Exige cierto esfuerzo, práctica y un poco de paciencia, pero, si quieres, !!lo puedes conseguir¡¡.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s