LA COMUNICACIÓN EFICAZ

Hay dos tipos de lenguaje: el verbal y el no verbal, aunque suelen darse los dos a la vez, combinados.

El lenguaje verbal sirve para funciones tales como dar o pedir información acerca de hechos, opiniones, actitudes, describir sentimientos, razonar, argumentar… En general, suele ser más útil para intercambiar información, mientras que el no verbal, aunque también puede servir para sustituir al verbal, generalmente sirve para enfatizar lo que se dice con el verbal y es más adecuado para expresar emociones. Normalmente el significado de ambos tipos de lenguaje coincide y ello nos permite capta claramente el mensaje.

Imagínese que alguien nos cuenta como excusa por llegar tarde que le ha ocurrido algo muy triste, y que se encuentra muy mal, sin embargo, está sonriente y relajado, ¿qué impresión nos causa?

Por tanto, si en una conversación, una persona utiliza un lenguaje verbal muy diferente al no verbal, ¿qué sucede? ¿A cuál creen que le damos más credibilidad?

En Psicología se ha estudiado esto y se ha visto que, cuando ambos tipos de lenguaje son incongruentes (es decir, no coincide su significado), solemos dar más credibilidad al no verbal. Esta incongruencia también puede ser útil porque puede ayudar a detectar problemas, por ejemplo, puede ayudar a detectar si alguien nos está mintiendo, aunque no podemos sacar de ello conclusiones absolutamente ciertas, ya que podemos equivocarnos. Y es que esta incongruencia no implica necesariamente una mentira, porque puede deberse a aspectos de la situación que están afectando a nuestro interlocutor (por ejemplo, una persona nos está contando algo y está mirando continuamente a otras partes, pero ello no significa que esté mintiendo y nos evita la mirada, sino que puede estar ocurriendo algo que le llame mucho la atención).

APRENDO ACERCA DE LA COMUNICACIÓN

FACILITO LA COMUNICACIÓN CUANDO:

  • Me centro en el tema de la conversación
  • Utilizo un tono de voz y una expresión emocional adecuada.
  • Procuro que lo que digo sea coherente con mi manera de decirlo.
  • Animo a la otra persona a que exprese su opinión.
  • Muestro interés cuando escucho a la otra persona.
  • Pido ejemplos de lo que no entiendo.
  • Intento llegar a alguna conclusión.
  • En una decisión que no me afecte solo a mí, tenemos que estar dispuestos/as a llegar a un acuerdo.

 DIFICULTO LA COMUNICACIÓN CUANDO:

  • Hablo por hablar, haciendo un monólogo.
  • Hablo por descargar, usando al otro/a de pantalla.
  • No muestro interés por lo que me dice el otro.
  • Salto e un tema a oro o corto la conversación en función tan solo de lo que a mi me apetece.
  • Repite una y otra vez lo mismo.
  • Quiero decir siempre la última palabra.
  • Adivino lo que me quieren decir o doy las cosas por sabidas.
  • Pienso que mi forma de ver las cosas es siempre la mejor y la correcta.
  • Cuando cuento algo doy todos los detalles para asegurarme que se me comprende.
  • No elijo ni el momento ni el lugar adecuado.
  • Hago acusaciones, amenazas, reproches y/o exigencias.
  • Juzgo los mensajes que me envía la otra persona o hago diagnósticos de su personalidad. “Eres tonta por…”, “tu carácter hace que…”.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s