CREAR MI ITENERARIO DE INSERCIÓN LABORAL

slide-1-728Realizar el propio itinerario de inserción laboral es un trabajo importante que no se puede improvisar. Requiere reflexión, esfuerzo, tiempo y sobre todo método. Si te organizas y planificas tu búsqueda, tendrás mayores probabilidades de conseguir el trabajo que realmente deseas.

Los siguientes pasos te servirán de guía para llevarlo a cabo:

1. Conocerte a ti mismo

Antes de tomar decisiones, toma unos momentos para reflexionar. Determina tus propias posibilidades, limitaciones e intereses académicos, profesionales y laborales.

¿Cómo soy? (actitudes personales): ¿Cómo eres?; ¿Cómo te comportas?; ¿Qué te diferencia de los/as demás?.

¿Qué sé? (conocimientos) ¿Qué sé hacer? (habilidades) y Qué puedo hacer? (capacidades): ¿Qué sabes hacer bien?; ¿Qué eres capaz de hacer?; ¿En qué destacas?; ¿Qué materias o asignaturas se te dan mejor?

¿Qué quiero hacer? (intereses y valores profesionales): ¿Qué te gusta hacer?; ¿Cuáles son tus preferencias?; ¿Qué tienes ganas de hacer en tu tiempo libre?; ¿Qué es importante para ti?; ¿Cuáles son las razones últimas de tus decisiones?

En resumen, defínete como “producto”, como una solución a las necesidades laborales de una empresa.

Microlabora-empresas-candidatos-pequenas-profesionales_EDIIMA20131016_0742_4

Esta reflexión te ayudará a identificar la formación a realizar, los sectores, las empresas y los puestos de trabajo en los que tienes más posibilidades de éxito profesional y personal. Además, te será muy útil para realizar los próximos pasos de tu itinerario de inserción.

2. Conocer el mercado laboral

El mercado laboral es cada vez más cambiante. La irrupción de las nuevas tecnologías ylos cambios sociales generan amenazas y oportunidades. Muchos conocimientos y prácticas quedan obsoletos, pero también yacen nuevas profesiones. Sectores y funciones inexistentes o poco desarrollados con anterioridad (nuevas tecnologías, servicios a las personas…) tienen ahora un mayor potencial para generar empleo.

capacitacion.jpg_640_640Estar atento/a a las transformaciones que se están produciendo en el mercado laboral, a las nuevas oportunidades de empleo que están surgiendo y a las demandas y preferencias de las empresas. La observación del mercado laboral constituye una actitud clave para tu desarrollo profesional.

Contrastar tu perfil con las tendencias y exigencias de tu entorno académico y laboral te ayudará a mejorar tu proyección de futuro y tomar decisiones realistas sobre tus objetivos profesionales.

3. Definir tus objetivos

Después de elaborar tu perfil personal y analizar el mercado laboral, debes plantearte tu objetivo profesional, es decir, en qué puedes y en qué quieres formarte y trabajar.

Es fundamental que analices a dónde quieres llegar profesionalmente. Si no posees la calificación adecuada para acceder a tu empleo ideal, márcate un objetivo realista a corto plazo y empieza a trazar tu estrategia para alcanzar tu objetivo final más adelante.

Tener un objetivo claro también te ayudará a concentrar recursos y esfuerzos en una determinada dirección,(formación a realizar, habilidades a desarrollar) con lo que ahorrarás tiempo y energía, y aumentarán claramente tus posibilidades de encontrar el trabajo que realmente deseas.

Da un primer paso, sino serán otros quienes decidan cómo va a ser tu carrera. Que sea modesto o ambicioso, ten tu objetivo profesional claro y persíguelo.

Si te cuesta definir tu objetivo profesional, te proponemos la siguiente ayuda:

  • ¿Cuáles son los sectores que más me interesan?
  • ¿En qué tipo de organización quiero desempeñar mi actividad profesional?
  • ¿Dónde quiero trabajar?
  • ¿En qué área y tipo de función quiero ejercer?

Hecho esto podrás detectar en qué sector(es), tipo(s) de organización y funcion(es) podrías encajar. Por ejemplo: en el sector de la alimentación, en una empresa grande, que tenga sus oficinas centrales cerca de mi casa, en su departamento de marketing.

Ahora identifica las empresas que requieren los servicios de un profesional como tú. Por ejemplo: Danone, Panrico, Unilever, Casa Tarradellas, Gallina Blanca, Ferrero, Kellogg…

4. Elaborar tu plan de acción

Ya sabes en qué puedes y en qué quieres trabajar. También has realizado una primera selección de empresas que necesitan profesionales como tu.

Has llegado a la etapa en la que sólo te falta definir las acciones a llevar a cabo para encontrar todas las ofertas de empleo que corresponden a tus deseos, realizando previamente la formación más apropiada.trabajadores

5. Valorar una oferta de empleo

A la hora de valorar una oferta de empleo, todos tenemos en cuenta varios aspectos y los contrastamos con nuestro objetivo profesional.

Estos aspectos pueden ser:

  • La empresa o entidad que ofrece el trabajo: el tipo de empresa, su sector, su tamaño, su ubicación, su prestigio, su cultura empresarial, su futuro en un corto/medio plazo…
  • Puesto de trabajo: su denominación, sus requisitos, las funciones que se han de llevar a cabo, su categoría, su orden dentro de la jerarquía. Las condiciones de trabajo, el horario, el entorno laboral, si el desempeño del trabajo exige viajes, cambio de residencia, presenta riesgos para la salud. Tu autonomía, responsabilidades, participación en la toma de decisiones, posibilidades de promoción…
  • Salario: el conjunto de las condiciones retributivas: el salario (fijo y variable) y las ventajas sociales (vales de comida, seguros, coche, formación…).
  • Contrato: el tipo de contrato, su duración y condiciones de rescisión.

Inicialmente no siempre se desvelan todas las características de un empleo y de la empresa que lo oferta. Entonces, ¿cómo puedes reconocer una buena oferta de trabajo?

Una lectura atenta del anuncio te ayudará a discriminar la oferta. Presta especial atención a los puntos siguientes para comprobar la seriedad de la empresa y oferta de trabajo: El anuncio ofrece información detallada (datos de la empresa, qué ofrece y qué perfil requiere); el anuncio se publica en una ubicación preferente del periódico o página web; el tamaño del anuncio…

En los próximos pasos, te ayudo a actuar y responder de la manera más adecuada para que tu toma de decisiones sea la más adecuada.

6. Cómo tomar la decisión correcta

Si en la vida solemos reflexionar antes de tomar cualquier decisión, es lógico que ante algo tan importante como es nuestro futuro necesitemos un proceso de decisión estructurado en el que tengamos en cuenta nuestros:

  • Intereses
  • Motivaciones
  • Capacidades
  • Necesidades

Así como una correcta y amplia información sobre todas las posibilidades con las que contamos, hay que tener en cuenta que la información es la base para una correcta toma de decisiones.

toma-de-decisiones1

La toma de decisiones es un proceso continuo que permitirá elegir alternativas educativas y profesionales. Las sucesivas decisiones que se van tomando durante el periodo de formación van evolucionando en función de la edad y de la maduración de la persona.

La toma de decisiones vocacional es un proceso que se desarrolla a lo largo de toda la vida, es social y dinámico e implica la interacción de la persona con el entorno (factores psicológicos, sociales y económicos).

Los distintos itinerarios académicos y laborales deben ser explorados y conocidos por la persona que va a tomar la decisión para que sus elecciones sean las más adecuadas. En este proceso participa cada persona, pero también el profesorado, la familia, los/as psicopedagogos/as. No se trata sólo de resolver dudas, sino de fomentar un espíritu crítico e independiente para hacer un proyecto de futuro propio.

La orientación es un proceso continuo durante toda la vida: primaria, secundaria, formación profesional, universidad, formación laboral, formación cultural, etc. Por lo tanto, no sólo tendremos una perspectiva de presente, sino de pasado y sobre todo de futuro.

No es adecuado tomar una decisión en momentos de angustia ni cuando no se dispone de suficiente información, es importante reflexionar sin prisas y con perspectivas.

Es necesario ser realista, no engañarse a uno/a mismo/a y tener alternativas claras por si fallan las cosas o no se cumplen las previsiones o los deseos.

Para la transición a la vida activa se debe dar respuesta a muchas cuestiones:

  • Habilidades
  • Destrezas
  • Actitudes
  • Utilización del tiempo
  • Recursos
  • Relaciones sociales
  • ¿En qué debo formarme/capacitarme?

Conocerse a uno/a mismo/a es clave para asegurar una buena elección.

¿Cómo tomamos una decisión?

Pasos:

¿Cuál es la cuestión que debemos resolver?

¿De qué información dispongo?

¿Qué alternativas tengo?

Ventajas y desventajas de cada alternativa

¿Qué alternativa tiene más ventajas y menos desventajas?

Proyección de futuro

Puesta en marcha

                             Evaluación y si es necesario vuelta a empezar

Espero que os sirva, sobre todo a los que estáis buscando empleo o queréis orientar vuestra vida laboral y profesional.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s